En la Fundación La Ruta Maya creemos que las piezas de la cultura Maya deben recibir la misma consideración que las obras de arte de otras culturas del mundo. El paso del tiempo y el enterramiento a largo plazo causan daños que frecuentemente afectan la calidad artística. Por ello, no sólo deseamos preservar y proteger los objetos en nuestras colecciones, sino restaurarlos con la mayor fidelidad y responsabilidad posible. De esta forma, la fina calidad artística creada por los antiguos artistas puede ser apreciada en el mundo de hoy.

La restauración de cada objeto se determina en base a un estudio y análisis cuidadoso de la condición física de la pieza, así como en la evidencia visible que permitirá la restauración más fiel posible. Algunas veces, la investigación puede dar a conocer objetos comparativamente similares e inclusive vasijas pintadas que fueron creadas por el mismo artista o con la misma escena, siendo éste un elemento valioso al momento de restaurar. Existe, sin embargo, un límite definido que separa la práctica de restaurar fielmente una obra de arte, de los esfuerzos descuidados de una re-creación, lo cual no apoyamos de ninguna manera.

De acuerdo a los estándares establecidos por la Fundación La Ruta Maya, cualquier imagen pintada, glifo o rasgo se preservará en su versión original y solamente será restaurado si existe suficiente evidencia para un trazo o detalle específico. Dichos detalles pueden ser detectados por medio de un cuidadoso examen con técnicas fotográficas especializadas y otros procedimientos microscópicos. Son las características específicas del arte y la iconografía Maya las que proveen información sobre los rasgos y detalles de la imaginería.

El proceso de restauración es documentado por medio de fotografías de principio a fin e incluidos en nuestros archivos junto a documentos de investigación escritos y gráficos, pertinentes a la pieza o a ejemplos similares. Nuestra política es utilizar materiales de restauración reversibles, a manera de evitar cualquier daño al objeto original. En caso se requiera hacer cualquier alteración a la restauración, será fácil realizarla ahora o en el futuro distante.

Es importante notar que muchas exhibiciones importantes de arte Maya alrededor del mundo, así como varios libros publicados por académicos conocidos, también incluyen objetos restaurados. Es la restauración de la obra artística de dichos objetos lo que ha hecho posible verlos y apreciarlos como verdaderas obras de arte Maya. En Fundación La Ruta Maya tenemos el privilegio y la responsabilidad de proveer el cuidado de dicho arte en nuestras colecciones.